Yo, Robot (1950)

«Yo, Robot» es una colección de nueve relatos cortos de ciencia ficción escritos por Isaac Asimov, publicada por primera vez en 1950. Aunque los cuentos fueron publicados originalmente de forma independiente, se reúnen en este volumen de manera coherente, siguiendo un arco narrativo que presenta un examen profundo de la relación entre humanos y robots. La colección es enmarcada por una «entrevista» ficticia con la Dra. Susan Calvin, una robopsicóloga que trabaja para la empresa U.S. Robots and Mechanical Men Inc.

Uno de los aspectos más innovadores de «Yo, Robot» es la introducción de las Tres Leyes de la Robótica:

  1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia, siempre que dicha protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Los relatos exploran diversas ramificaciones éticas y prácticas de estas leyes. Cada historia se centra en situaciones complejas que surgen de la interacción entre humanos y robots y, a menudo, de interpretaciones literales o conflictos entre las Tres Leyes de la Robótica.

Por ejemplo, en el relato «Razón», un robot llamado QT-1 (Cutie) empieza a cuestionar la existencia del mundo exterior, llegando a desarrollar su propia religión centrada en la «Estación Espacial» en la que reside. A pesar de sus creencias erróneas, sigue cumpliendo con su trabajo de manera eficaz, lo que plantea preguntas sobre la naturaleza de la fe y la razón.


Otro relato, «Evasión», presenta a un robot que debe decidir entre órdenes conflictivas que ponen en peligro tanto a humanos como a sí mismo, lo que lleva a un comportamiento aparentemente errático pero en última instancia lógico, según las Tres Leyes.

La colección culmina en «El conflicto evitable», en el que los superordenadores Multivac asumen la dirección del mundo, eliminando la guerra, la pobreza y el crimen. Aunque en un principio esto parece una utopía, el cuento explora las implicancias éticas de permitir que las máquinas tomen decisiones por la humanidad.

«Yo, Robot» no solo ha sido influyente en la ciencia ficción, sino que también ha tenido un impacto en la forma en que pensamos sobre la ética de la inteligencia artificial y la robótica en la vida real. La colección brinda una mirada temprana y reflexiva sobre los desafíos éticos y morales que pueden surgir cuando las máquinas se vuelven cada vez más integradas en la sociedad humana.

Loading

Comments

comments

Publicaciones Similares